Yo puedo cambiar de nariz cuando quiera. La rosada me gusta más

Cuando de lucir se trata, nuestro rostro es el espacio al que más tiempo y cuidado dedicamos. Ya que, por lo general, las personas siempre se fijan en el rostro antes que en cualquier parte del cuerpo. Los ojos, la boca, el pelo y también la nariz. Así que, si alguno de estos tiene algo peculiar, de seguro se va a notar y nuestra imagen se puede ver afectada. De ahí que tomamos mucho tiempo y esfuerzo para cuidar nuestro rostro, y cualquier atención es poca. Aunque a veces ocurren cosas inesperadas y de forma singular.

 Tal fue el insólito caso que ocurrió en el año 2012 en Redditch (un distrito no metropolitano) del condado de Worcestershire, Inglaterra. El caso es que una mujer llamada, protagonista de la historia, se encontraba en su casa jugando con su mascota. Un mastín napolitano muy cariñoso, pero con buen físico, cuyo nombre es Cece. Resulta que mientras Jayne y Cece disfrutaban del juego ocurre un choque entre ambos y Jayne recibe un golpe en el rostro. Al instante su nariz comenzó a sangrar y al pensar que se la había quebrado recurrió de inmediato al hospital.

sala hospital

La medicina

Al llegar al puesto médico fue atendida de inmediato y se le hicieron pruebas, pero no se encontraron fracturas por lo que fue un gran alivio para ese entonces. Con algunos cuidados simples como frotar con hielo serían suficientes se pensó. Sin embargo, la lesión no se comportó de manera normal, sino que comenzó a empeorar. Hubo más hinchazón y después de algunos meses la preocupación se hizo latente, así que comenzaron a buscar ayuda especializada. Así fue como llegaron al hospital Santo Tomás en Londres. Donde fue atendida por David Roberts, uno de los mejores cirujanos de toda Gran Bretaña. El doctor Roberts diagnosticó a Jayne con Granulomatosis de Wegener.

La Granulomatosis de Wegener es poco frecuente y es un tipo de vasculitis. Se caracteriza por la inflamación de vasos sanguíneos dificultando el flujo de sangre por las venas. Tristemente, en el caso de Jayne los seis meses transcurridos habían provocado que los tejidos de su nariz llegaran a descomponerse. Esa era la explicación de porqué Jayne también había perdido el sentido del olor y parte del gusto. Comenzaron a tratarla con quimioterapia, pero unos años, como no se restablecía como se esperaba consideraron otras opciones, y en ese punto, ya era necesaria una intervención rápida para que no se siguiera dañando más tejido nasal.

Doctor cirujanoLa rosada me gusta más

Jayne se encontraba en sus cuarenta y se sintió muy mal en ese momento, pues ya no era sólo una nariz aplastada, sino que ahora tendría un espacio vacío en la cavidad. Entonces las miradas de lo imprudentes serían peor. Pero tomó la mejor decisión, optó por su salud enfrentar las consecuencias. La intervención fue todo un éxito y los médicos le sugirieron usar una prótesis para cubrir el espacio. Según expresó Jayne, no quería verse como uno de los muñequitos de la película de animados Toy Story. Aún así, cuando comenzó a probarse las prótesis, según ella probó unas cuatro, antes de quedarse con la que comenzó a usar.

Ya hoy cuenta con varias de ellas, con diferentes tonalidades ya que su piel se broncea rápido cuando está en verano. Jayne ha expresado que prefiere estas antes que la real porque en el colegio se burlaban de ella pues era un poco grande. Ahora las personas no notan a simple vista que se trata de una prótesis y ella se siente mucho más complacida. Y entre todas las que tiene un color más rosado es su preferida, con ella sale a tomar alguna bebida con sus amigos.

Con información de:  https://www.bbc.com/mundo/

Enjoyed this article? Stay informed by joining our newsletter!

Comments

You must be logged in to post a comment.