Las misteriosas cuevas inexploradas de México

Conocidos como cenotes, estos reservorios de agua subterráneos eran más que simples fuentes de agua para la vida de los asentamientos de la civilización maya; también se creía que eran portales sagrados mediante los cuales se comunicaban con los dioses de la lluvia y la creación. Como tal, los mayas arrojaban sacrificios humanos, placas de oro y cuencos rebosantes de cuentas de jade en las profundidades cavernosas de los pozos como ofrendas. A través de estos profundos sumideros, se creía que los fallecidos pasaban al oscuro y traicionero inframundo de Xibalba, donde renacían los humanos y las deidades.

Hoy, mientras que los cenotes aún proporcionan el 95% del agua potable para gran parte de la población local, los visitantes de todo el mundo acuden en masa a la Riviera Maya de la península de Yucatán para bañarse, bucear y sumergirse en sus piscinas de aguamarina. Sus techos tipo catedral y sus aguas ricas en minerales se han convertido en algunas de las atracciones naturales más populares de la región. Sin embargo, miles de cenotes aún permanecen ocultos a muchos metros debajo de la exuberante jungla de la región, y los investigadores creen que estos laberintos sumergidos pueden contener pistas valiosas que ayudan a conectar el misterioso pasado de los mayas con el presente.

Los cenotes significaban más que fuente de agua para los mayas: eran sitios sagrados.

                                                          Los cenotes significaban más que fuente de agua para los mayas: eran sitios sagrados.

De hecho, hace varios años, los buzos descubrieron uno de los esqueletos humanos más antiguos jamás encontrados en el Nuevo Mundo, que reveló ideas sobre el origen de las Américas. Y justo el año pasado, se descubrió que la caverna donde se descubrió este esqueleto era una pequeña parte de una de las redes de cuevas más largas del mundo: el Sistema Sac Atun de 348 km de longitud.

Ahora, un equipo de buceadores, fotógrafos, arqueólogos y expertos en gráficos por computadora se está aventurando en docenas de cenotes inexplorados en la Riviera Maya. El objetivo es capturar imágenes de sus interiores y transformarlas en imágenes 3D inmersivas para que las personas puedan virtualmente “explorar” las cuevas desde sus hogares.

Hoy, visitantes de todo el mundo acuden a la Riviera Maya para bañarse en las piscinas de aguamarina de los cenotes. Hoy, visitantes de todo el mundo acuden a la Riviera Maya para bañarse en las piscinas de aguamarina de los cenotes.

A esta iniciativa privada para bucear con iluminación para entrar y tomar videos e imágenes de los cenotes más remotos y profundos que nadie ha visto jamás, se le conoce como Proyecto “País de Maravillas”. Eventualmente, este metraje se publicará en línea y cualquier persona en todo el mundo con una computadora habilitada para 3D, auriculares VR o adaptación móvil VR podrá explorar virtualmente las cuevas y descubrir los misterios antiguos que puedan tener, desde fósiles antiguos hasta huesos y piedras preciosas, y artefactos mayas.

La fotógrafa mexicana Pamela Ocampo es uno de los miembros fundadores del equipo. Ella tomó imágenes digitales de alta resolución de los interiores de los cenotes y ha estado enseñando al equipo técnicas para fotografiar y editar imágenes en las condiciones de luz difíciles. A continuación, y con la ayuda de programas por computadora especializados, las imágenes son renderizadas para lograr un archivo 3D completo.

La iniciativa comenzó como un proyecto apasionante para el fundador Kent Stone, quien ha sido la fuerza impulsora para conseguir las subvenciones y equipos y la contratación de expertos para impulsar el proyecto. Stone, instructor de buceo de una ciudad costera de Texas, dice que siempre se sintió como un pez fuera del agua. Después de servir en Irak con el ejército de los EE. UU., partió alrededor del mundo en busca de aventura.

Stone dijo que se están enfocando en una serie de cenotes en particular, que han estado por años fuera del alcance del público porque están ubicados en tierras privadas, escondidos en los confines de la selva o requieren un buceo técnico en cuevas para acceder a ellos. Para tener acceso a estos cenotes ocultos, ha tenido que pedir permiso a los propietarios, y buscar información con expertos y guías locales sobre su ubicación.

Miles de laberintos de piedra caliza sumergida yacían escondidos debajo de la península de Yucatán. Miles de laberintos de piedra caliza sumergida yacían escondidos debajo de la península de Yucatán.

Dado que perturbar un sitio antiguo y sagrado es un tema delicado, el Proyecto solo captura los artefactos, fósiles y huesos que sus buzos encuentran a través de imágenes, y deja los sitios sin tocar. Y para evitar que las personas saqueen cualquier artefacto que se encuentre dentro de los sumideros, una vez que se complete el proyecto, los interiores de las cuevas se revelarán con detalles vibrantes en un sitio web, pero sus ubicaciones GPS no se publicarán.

Con información de: http://www.bbc.com

Enjoyed this article? Stay informed by joining our newsletter!

Comments

You must be logged in to post a comment.