La diabulimia, el trastorno alimenticio qué algunos consideran el más peligroso en el mundo

La expresión, que combina los padecimientos diabetes y bulimia, es usado para describir a los pacientes que padecen diabetes tipo 1 que voluntariamente se administran muy poca insulina con el objetivo de controlar su peso. "No suministrarse la insulina llega a ser adictivo, ya que puedes comer lo que deseas y perder peso", declara Gemma, de 22 años, que fue diagnosticada cuando tenía 12 años de diabetes tipo 1.

Esta condición no está reconocida médicamente, pero en el Reino Unido se ha aprobado un presupuesto de más de US$1.5 millones con la expectativa de que los especialistas logren elaborar un método de tratamiento efectivo para las personas que presentan este desorden en la alimentación. La supresión de insulina, provocó en Becky, de 30 años, que se destruyeran los huesos de su pie. "El cirujano me informó que se encontraban hechos papilla", expresa. Pero en casos más graves este trastorno puede llegar a ocasionar paros cardíacos o la muerte. Pasados 16 meses en una unidad especializada en trastornos alimenticios, Becky ya no precisa usar muletas o asistir a consultas con un equipo especializado en salud mental.

Trastornos Graves

La diabulimia se presenta en pacientes que padecen diabetes tipo 1, y temen porque la insulina que requieren ocasiona un aumento de peso corporal. Pero no administrarse la insulina, eleva el nivel de azúcar en la sangre, lo que provoca graves daños a la salud de estas personas: al sistema nervios, los riñones, los ojos, y todos los órganos del cuerpo. "No continuar el tratamiento con insulina puede provocarles la muerte", indica la doctora Khalida Ismail, especialista en diabetes y psiquiatría. Es un trastorno muy peligroso porque se asocia con una enfermedad crónica que acompañará al paciente durante toda su vida. "Tienes que batallar contra ambas enfermedades al mismo tiempo", señala Nabeelah, otra paciente de 22 años.

Tratamiento

El grupo de la especialista clínica Marietta Stadler, perteneciente al King’s College Hospital de Londres, obtendrá 1,5 millones de dólares para ejecutar un estudio sobre la diabulimia. Ella y su grupo utilizarán esa subvención para intentar comprender mejor la diabetes y efectuarán entrevistas con las personas que padecen la enfermedad, esperando diseñar un tratamiento conveniente para los pacientes de diabulimia.

"No podemos basarnos solamente en un equipo de médicos que acuerdan una intervención, hay que tener en cuenta el testimonio de las personas que han vivido con este trastorno", declara Stadler. La investigación que se extenderá por unos cinco años elaborará un plan de tratamiento de 12 secciones con una sesión cada quince días por un período de seis meses para estos pacientes. La inversión ha sido entregada por el Instituto Nacional de Investigación en Salud de Reino Unido (NIHR, por sus siglas en inglés).

Rudkin asevera que "es hora" de realizar un estudio de estas características, pero además muestra su preocupación: "Todos somos diferentes y manejamos nuestra propia diabulimia y diabetes de una forma totalmente diferente. Por tanto, supongo que ese es el punto que puede resultar difícil para establecer un tratamiento adecuado. "¿Qué podrías hacer en 12 consultas con una persona que padece diabetes? Solo analizar la superficie. No estoy segura que una reunión quincenal sea suficiente", expresa.

La doctora Stadler explica que el estudio es solo el "primer paso" y pasados cinco años de financiamiento, será necesario un estudio más grande antes de poder adoptar un procedimiento de tratamiento formal en todo el servicio de salud pública.

Enjoyed this article? Stay informed by joining our newsletter!

Comments

You must be logged in to post a comment.