Estudios recientes demuestran que la relación madre-hija es indestructible

Desde el nacimiento es nuestra madre la que nos acompaña a lo largo de la vida, es su voz la primera que escuchamos, su olor el primero en identificar, su rostro el primero en reconocer luego de esa borrosa visión. Junto a las madres se viven los momentos más inolvidables de la vida, esos que te marcan para siempre, y aunque en ocasiones no estamos de acuerdo o nos paree impuesto lo que mamá nos dice que nos huele a imposición no hay mayor verdad que la que afirma que el amor lo puede todo.  

Las madres siempre apoyan a los hijos, tal es el caso que los científicos han investigado sobre esa fuerza sobrehumana que existe en esos lazos.

 

Un amor indestructible

Mediante el desarrollo de la vida las madres nos brindan lecciones importante para ser feliz, nos enseñan el mejor camino, no siempre tienen que explicarnos las cosas, a veces con su accionar nos ejemplifican las clases de vida ya repasadas pero no entendidas y que solo con sentirlas en la piel la podemos razonar.

Grandes estudios de científicos nos demuestran objetivamente porque la relación es tan fuerte:

1.    Cuando se vuelven más adultas te buscan más. Estudios realizados por la Boston's Northeastern University registran que cuando una madre supera los 40 años dirigen la atención más en los hijos que en las parejas que en la mayoría de  los casos son de muchos años de matrimonio, pues las llamadas telefónicas resultaron ser un ejemplo de que son más a los hijos que al esposo.

2.    Los hijos influyen en su moda. Estudios realizados en el  Journal of Consumer Behavior revelan que a cierta edad las madres suelen ponerse la ropa que las hijas dicen quedarles bien, incluso no quedando a gusto ellas ya que las madres buscan imitar a sus hijas queriéndose acercar a lo novedoso y moderno.

3.     Se vuelven protectoras. Un estudio realizado en el Newnham College por la investigadora Terri Apter, aseguran que la protección de las madres termina haciéndole daño a los hijos ya que no los deja en ocasiones actuar por sí solos, estas, cuando los hijos están en la edad de la adolescencia les rectifican todo lo que hacen, les muestran todas las vías de solución posible a un conflicto que se está enfrentando la hija y que no la deja en ocasiones tomar sus propias decisiones para cometer sus propios errores. Estos estudios demuestran que todos estos conflictos pueden venir porque las madres no quieren que sus hijos se enfrenten ante la complejidad de la vida, no los quieren preocupar, quieren resolverles todos sus problemas.

4.     Se mantiene muy al tanto de tu sexualidad. Un estudio realizado en la Universidad Estatal del Ohio apunta que la salud sexual de los hijos influye de una forma muy determinante en la medida en la que hayas tenido libertad con  tu madre sobre ese tema. Tal es así que el estudio arrojó que las mujeres universitarias que debatieron con sus madres el tema del VPH (Virus del Papiloma Humano) se mostraban nueve veces más angustiadas por tener la vacuna y ponérsela.

Si tienes la dicha de tener una madre no pierdas la oportunidad de decirle cuán importante es para ti, como te sientes de feliz cuando está a tu lado, lo imprescindible que es su presencia, piensa en todas las cosas que ha hecho por ti, no la juzgues por querer sobreprotegerte, la ciencia lo demuestra, ella no sabe hacer otra cosa que evitar que sufras, se desvive porque nada malo te ocurra. Amala, no sabes el día que ya no estés cuanto la extrañarás y quizás el día que te toque ser mamá termines siguiendo su ejemplo. El día es hoy… no esperes un mañana.

 

 

Enjoyed this article? Stay informed by joining our newsletter!

Comments

You must be logged in to post a comment.