El bombo no asusta a Zidane

Al conjunto inglés le superó en el que fue su último partido como entrenador madridista en su primera etapa. Fue la final de Kiev, el 28 de mayo de 2018, donde un gol de picardía de Benzema y dos tantos de Bale, uno de espectacular chilena, le dieron el triunfo en la que fue su tercera Champions consecutiva (3-1). Sin embargo, no pudo saborear el triunfo como hubiese querido. Las palabras de Cristiano anunciando su marcha del conjunto blanco y las de Bale, señalando su posible marcha si no tenía más minutos, anticiparon un final de ciclo espectacular.

El equipo del que llegó al Madrid en 2001 previo pago de 72 millones de euros. Zidane le ha eliminado en dos ocasiones. La primera fue en la temporada 2016-17, y como ante el Liverpool, fue en la final de la Champions. Los blancos arrasaron a los juventinos con un 4-1 demoledor. Seguramente sea uno de sus mejores partidos como entrenador en Europa. Los blancos liquidaron a los italianos de la mano de un centro del campo espectacular con Casemiro, Kroos y Modric, un ataque demoledor con Cristiano como punta de lanza, acompañado por los laterales Carvajal y Marcelo, y un bloque solidísimo en defensa. Los italianos se diluyeron ante una genialidad táctica del francés, ‘El pase atrás’. Tres de los cuatro goles llegaron con un jugador blanco dando un pase atrás a un compañero: Cristiano, por dos veces, y Asensio (que cerró el marcador), lograron sus tantos de esa manera.

La segunda fue en la siguiente temporada, en la 2017-18, fue en los cuartos de final. Los blancos se impusieron con contundencia en el Allianz Stadium, con goles de Cristiano (dos) y Marcelo. La imagen inolvidable fue el formidable gol de chilena del portugués, la afición italiana reconociendo la belleza del tanto con una inolvidable ovación. En la vuelta, los transalpinos lograron igualar el 0-3 a falta de 30 minutos para el final del encuentro (Mandzukic, dos, y Matuidi). El colegiado señaló penalti de Benatia en una jugada a Lucas Vázquez, muy protestada por los juventinos, acabó con la expulsión de Buffon y Cristiano transformando la pena máxima.

  • Bayern Múnich

El gran Clásico europeo también ha tenido a Zidane en el banquillo y en tres ocasiones. La primera fue en la temporada 2013-14. El francés era entonces ayudante de Carlo Ancelotti. Los blancos ganaron a los bávaros en los dos encuentros de semifinales de aquella edición: 1-0, gol de Benzema, y 0-4 en Múnich, en uno de los más espectaculares encuentros de los blancos en la máxima competición continental: marcaron Sergio Ramos y Cristiano Ronaldo, ambos por partida doble.

Ya como entrenador eliminó a los bávaros ganando los partidos en el Allianz Arena muniqués. Curiosamente por el mismo resultado (1-2), aunque los teutones dieron una mejoradísima versión en sus puestas en escena en el Bernabéu. En la campaña 2016-17, los alemanes cayeron en Madrid ante los blancos en los cuartos de final en la prórroga, tras haber igualado el triunfo madridista en Múnich (1-2). Una estratosférica actuación de Cristiano (marcó tres goles) más otro de Asensio remataron la faena,

Una edición más tarde, en la 2017-18, los de Zidane volvieron a eliminar a los germanos. Esta vez fue en las semifinales del torneo. Fue Benzema, quien con dos goles, liquidó las esperanzas germanas que Kimmich había producido al marcar en el minuto 2 de encuentro. Un tanto de James a falta de media hora para el final, llevó los nervios a la grada del Bernabéu, pero ahí emergió la figura del portero costarricense Keylor Navas para dar el pase a los blancos.

  •  Manchester City

Ante el conjunto citizen, Zidane disputó sus primeras semifinales como entrenador del Madrid en Champions. En Manchester, los blancos empataron (0-0) ante los locales, aunque pudieron haberse llevado el encuentro si Hart no detienen un disparo de Pepe a bocajarro. En la vuelta, una internada de Bale por la banda derecha llevó el éxtasis a la afición madridista: su centro tocó en Fernando y entró en la meta que defendía el rubio meta inglés. Fue el único gol del encuentro. Pero un tanto que volvía a llevar a los madridistas a una final de la Champions y de nuevo contra sus vecinos madrileños, el Atlético de Madrid.

El cuadro alemán es el único al que no se ha enfrentado Zidane como entrenador del Madrid. Sería la ocasión idónea para empezar a preparar otra primavera que acabe en las orillas del Bósforo el próximo 30 de mayo.

Enjoyed this article? Stay informed by joining our newsletter!

Comments

You must be logged in to post a comment.