Conoce los privilegios de este tiempo de inactividad para que no te aburras

En estos tiempos de pandemia hemos tenido que dejar atrás lo cotidiano y confinarnos en casa por largas semanas y aún desconocemos por cuánto tiempo más. Atrás ha quedado el lugar que nos gusta visitar, el amigo con el cual compartir, las risas en un bar al aire libre, la negociación entre empresas, el vestido más oportuno y estreno tan esperado en el cine.  

Hoy nuestros hogares se han convertido en centros de trabajo y escuelas para algunos,  otros han tenido que dedicarse a cuidar enfermos y existe otro grupo en el que el aburrimiento atrapa nuestras mentes ya que la estancia en casa se ha vuelto una odisea. Sandi Mann, profesora titular de Psicología Ocupacional en la Facultad de Psicología de la Universidad Central de Lancashire, en Reino Unido afirma que" la humanidad debe tomar este tiempo para un encuentro con nuestro ser interior y que el aburrimiento podría ser una oportunidad para hacer cambios en nuestra forma de ser y de pensar."

Estar o no aburridos  depende de nosotros mismos  

Cada persona escoge si le dedica el aburrimiento a las redes sociales con el consumismo de noticias o a los canales de compra y ventas o por el contrario aprovecha el potencial creativo de esta situación.

Sería oportuno darle riendas sueltas a la imaginación, cosa que la rutina no nos permite en situaciones normales. El aburrimiento es la oportunidad para pensar en lo impensable con libertad, hacer que la mente divague y de este espacio libre de memoria pueden surgir grandes e innovadores  retos.

Un tiempo para hacer cosas no cotidianas

El aburrimiento nos puede llevar a hacer cosas diferentes para las cuales casi nunca tenemos tiempo, tal es el caso de aprender un nuevo idioma, reordenar un viejo armario, reelaborar una solución ante esa agobiante situación laboral, hacer aquel pastel que de niños te encantaba, o sea de dedicarle tiempo a tu yo interior.

No tenemos tiempo de conocernos a nosotros mismos, sería provechoso graficarte como persona, quién eres, qué quieres, cuánto has logrado y de qué forma, mira hacia atrás y compara tu persona con  los últimos 10 años y analiza tu evolución. En que te desarrollas mejor y de qué forma te conectas al mundo.

Puntualiza aquellos aspectos en los que junto con la vida no has evolucionado, en los que te has quedado detenido en el tiempo y busca estrategias de cambio, vías de solución, crea conflictos dentro de ti mismo, la solución de ellos será el acertijo de qué es lo que quieres hacer y cómo lo vas a hacer.

No dejes el confinamiento para la aproximación a la pantalla, para la novela con final feliz o la serie de narco que tantos siguen, mi para la moda ni para las últimas  noticias de artistas ya conocidos los cuales detrás de la pantalla quizás se dediquen tiempo a sí mismos.

Convéncete de que tú no puedes cambiar el destino, pero sí como llegar al final de la meta. No te juzgues por lo difícil que te puede costar esta situación mundial de la pandemia, crécete y avanza junto con el tiempo, porque si te tratas a ti mismo como  un vaso vacío que se llena de entretenimiento, más grande será tu aburrimiento futuro.

Agradece al aburrimiento este tiempo que te ha regalado para ser mejor ser humano y para rellenar aquellos espacios vacíos que  la cotidianidad no te permite ni tan siquiera darte cuenta de que existen. Se feliz, vuela, esas alas traspasan el encarcelamiento de tu hogar y son mucho más fuerte que el virus invisible que tiene apoderado el universo.

Enjoyed this article? Stay informed by joining our newsletter!

Comments

You must be logged in to post a comment.

Acerca del autor

Popular
dic. 8, 2019, 6:06 p. m. - Yessika Torres Duran
dic. 17, 2019, 11:27 a. m. - liset venegas ruiz
sept. 10, 2019, 6:24 p. m. - Ciencia