¿Cómo duermes con tu pareja? Conoce lo que el lenguaje corporal revela de tu relación

Dormir en pareja nos ofrece una sensación de bienestar y seguridad. La manera en que dormimos con nuestra pareja revela importantes detalles de nuestra relación y vida amorosa.  En dependencia de las distintas posiciones asumidas a la hora de ir a la cama, salen a relucir secretos sobre tu vida sentimental que ni tú mismo conocías, te vas a sorprender con los increíbles resultados.

1.    De la mano.

Podemos decir que dormir tomados de las manos es algo muy romántico y que todos hemos hecho alguna vez, aunque sea durante 5 minutos. Por lo general los enamorados que duermen así pueden que se parezcan físicamente en estatura o contexturas físicas y además tienen temperamentos muy similares. Encontrarse relajados demuestra el sentido de seguridad que ambos poseen, pero a la vez necesitan el contacto físico.

2.    Desordenados.

Es agradable desplegar nuestros brazos y piernas por toda la cama sin preocuparnos si a nuestra pareja le molestará. Las parejas que duermen en esta posición ya han creado un fuerte lazo, pero no les fue fácil, cada uno reserva para si la libertad y el espacio personal, aunque al mismo tiempo protege los sentimientos del otro. Estas parejas pueden perdonar mucho por el bien del amor.

3.    Ambos boca abajo y separados.

Pues para dormir separados no hay que estar disgustados, a cada cual le gusta acurrucarse a su manera buscando la comodidad donde la encuentre. Estas parejas están obsesionadas con la independencia, no desean que su compañera invada su espacio, tienen miedo de unirse mutuamente, de entregarse totalmente a la relación. En resumen, les espanta la idea de convertirse en una sola persona.

4.    Con las piernas entrelazadas.

Esta unión se basa en la pasión, en el deseo infinito que sienten ambos. Estas parejas están unidas por metas y sueños comunes, que fortalecen y llevan su relación a un nivel donde predomina la comprensión mutua a nivel intelectual. Se apoyan incondicionalmente en su vida profesional llegando a ser excelentes socios en los negocios que lleven a cabo de manera conjunta. Esta unión promete ser feliz incluso más allá del amor.

5.    Alejados.

Muchos hemos tenido esas grandes discusiones con nuestras parejas que, a pesar de estar durmiendo en la misma cama, es como si nos separara un mar de distancia. Si duermen de esta manera es posible que sea la reacción de ambos provocada por una de estas discusiones antes de ir a la cama, o debido a un malentendido. Amos son como pingüinos en la cama esperando a resolver sus problemas, pero la mayoría de las veces es difícil decidir quién va a dar el primer paso.

6.    Cómplices.

Encontrar tu cómplice es como encontrar tu media naranja, tu otra mitad. Es saber que triunfaste en el amor. Esta postura en las parejas sugiere que ambos están dispuestos a vivir juntos, a construir un futuro, que no tienen miedo a comprometerse el uno con el otro y a no enfadarse por cualquier tontería. Lo principal es que cada uno tiene los mismos derechos y se aceptan con sus virtudes y defectos.

7.    Espalda con espalda.

A pesar de estar enamoradísimos la perspectiva con que ven el mundo son muy diferentes, generalmente los deseos y aspiraciones de estas parejas no se corresponden entre sí.  Lo que tiene como consecuencia que el futuro de estas relaciones no se pueda determinar con antelación. Al dormir en esta posición quiere decir que ambos son muy independientes e incapaces, en ocasiones, de admitir que desean o necesitan a otra persona en sus vidas. ¡Cuidado con el individualismo!

8.    Encajados.

Demuestra una relación estable, que seguramente fue difícil de construir por las inseguridades y temores de ambos. Lo más probable es que después de algunas experiencias y fracasos en la vida, creyeran que la felicidad se había marchado para siempre y que para ellos no estaba destinada ninguna persona. A pesar de su complicidad, la idea de perderse mutuamente los aterroriza.

9.    Modo “Cucharita”

Los enamorados duermen apretados, pero al mismo tiempo no se molestan entre sí, por lo general el que se posiciona detrás es el hombre brindándole a la otra persona una sensación de calidez y armonía. El que duerme delante por lo general posee un carácter más suave, que prefiere rendirse antes que discutir. Si se invierten los polos durante el sueño, sin perder la esencia de la postura, esto significa la existencia de igualdad y una gran armonía en la pareja.

10.          Frente a frente

Así duermen las parejas que están unidas por fuertes lazos, pero pasan la mayor parte del día separados. A pesar de ello se aceptan tal como son, esta posición revela un desarrollo de la paciencia en su relación. Gracias a esto han logrado tener una relación prácticamente inquebrantable basada en la confianza que siente entre ellos. Esta posición les permite despertar en la noche y observar a su pareja brindándole una sensación de seguridad.

 

 

 

Enjoyed this article? Stay informed by joining our newsletter!

Comments

You must be logged in to post a comment.

Acerca del autor
Popular
dic. 8, 2019, 6:06 p. m. - Yessika Torres Duran
dic. 17, 2019, 11:27 a. m. - liset venegas ruiz
sept. 10, 2019, 6:24 p. m. - Ciencia