Cerca de 400 inmigrantes arriban a las costas españolas durante el fin de semana

Un total de 388 inmigrantes han sido rescatados desde la tarde del jueves en aguas españolas cuando intentaban alcanzar las costas embarcados en pateras.

Salvamento Marítimo ha trasladado a 126 inmigrantes al puerto de Almería, entre ellos 21 mujeres y cuatro menores. Todos ellos fueron rescatados por la embarcación Salvamar Spica , que cuando el pasado día 5 se dirigía a la isla de Alborán para recoger a 49 varones fue alertada de otra patera y rescató a 77 inmigrantes.

El viernes 6 fue localizada en alta mar, a unas 50 millas al sur de Gran Canaria, una patera con 26 personas, que fueron evacuadas por Salvamento Marítimo al puerto de Arguineguín.

Trasladadas a Motril

Salvamento Marítimo rescató en Alborán una ‘macropatera’ con 93 personas a bordo

También a Canarias, pero esta vez al puerto de Los Abrigos, en Granadilla de Abona, al sur de Tenerife, fueron llevados 26 inmigrantes rescatados en el mar, entre ellos una mujer embarazada y dos menores.

Ya el sábado, Salvamento Marítimo auxilió en aguas cercanas a Fuerteventura a 37 inmigrantes que se dirigían hacia esa isla en una patera, entre ellos cuatro menores, que recibieron las primeras asistencias en el puerto del Gran Tarajal de la citada isla.

De nuevo en Andalucía, este domingo Salvamento Marítimo ha rescatado a 80 inmigrantes que viajaban a bordo de una patera de madera por el Estrecho con rumbo a la costa gaditana.

Ha sido una embarcación de la Guardia Civil la que ha dado el aviso al centro de coordinación de Tarifa (Cádiz) poco antes de las 9:00 horas.

Asimismo, Salvamento Marítimo rescató una patera que se encontraba en el mar de Alborán con 93 personas de origen subsahariano a bordo, entre ellas trece mujeres, que fueron trasladadas al puerto de Motril (Granada).

La embarcación fue inicialmente localizada por el avión Cuco de la Guardia Civil y posteriormente rescatada por la Salvamar Hamal.

Por otra parte, la guardia costera de Marruecos arrestó a un grupo de 192 inmigrantes irregulares que viajaban a bordo de una embarcación que se dirigía hacia el norte, con toda probabilidad a Canarias.

El aumento del tránsito en la ruta que conecta Argelia con las costas españolas es un nuevo motivo de preocupación para las autoridades europeas. “Teniendo en cuenta el patrón estacional de esta nacionalidad en particular, es probable que el aumento continúe y deben tomarse medidas”, reza un informe interno de la Comisión Europea elaborado en octubre. Mientras las entradas irregulares se han reducido en torno al 50%, Argelia se presenta ahora como un frente abierto.

La inmensa mayoría de migrantes irregulares que llegan a España parte desde Marruecos, pero hace un par de meses la actividad se ha trasladado al país vecino. Septiembre y octubre están marcados en rojo en el calendario. “De enero a finales de agosto de 2019, el 95% de los inmigrantes irregulares salieron de Marruecos, mientras que solo el 5% lo hizo desde Argelia”, explica el documento fechado el 15 de octubre. “Sin embargo, en septiembre y en lo que va de octubre el número de llegadas desde Argelia ha alcanzado un 42% del total”.

La emigración desde Argelia hacia las costas de Murcia, Baleares y Alicante sigue un patrón estacional y, según el análisis de Frontex, la agencia europea de fronteras, suele aumentar de agosto a diciembre. Este año sigue, por tanto, la tendencia de los últimos ejercicios, pero ahora el contexto es distinto. Las entradas irregulares en España (27.208) han caído a la mitad en comparación con el mismo periodo de 2018, pero el caso argelino no acompaña esa reducción. En septiembre y octubre las llegadas desde Argelia crecieron casi un 50% respecto al año anterior, destaca el informe sin especificar la nacionalidad ni el total de los que se embarcaron. “Aunque las autoridades argelinas han aumentado la vigilancia, las organizaciones criminales muestran una creciente capacidad para adaptar su modus operandi”, mantienen internamente analistas que reportan a la Comisión Europea.

El aumento de salidas desde costas argelinas en un contexto de contención de la presión migratoria se explica, por un lado, porque una parte de los que antes partirían desde Marruecos buscan ahora rutas menos vigiladas. La presión ejercida por las autoridades marroquíes, incentivadas por más de 170 millones de euros de la UE y de España, dificulta cada vez más salir del país sin ser interceptado y devuelto. La salida continuada de argelinos, inmersos en una crisis de Estado, explica el resto.

En lo que va de año algo más de 2.500 argelinos han logrado desembarcar en España. Las llegadas se mantienen en niveles similares a los de 2018, el año con más registros de la última década (más de 4.300, según Frontex). Entre las nacionalidades más comunes registradas al entrar en territorio español, esta es la única cuyos números no han caído drásticamente. En la actualidad, son la segunda nacionalidad más numerosa a bordo de las pateras que llegan a costas españolas, solo después de los marroquíes. En 2018, según Acnur, eran los cuartos.

Enjoyed this article? Stay informed by joining our newsletter!

Comments

You must be logged in to post a comment.